El derecho de soñar


Aunque no podemos adivinar el mundo que será, bien podemos imaginar el que queremos que sea. Pero el derecho de soñar no figura dentro de los treinta derechos humanos que las Naciones Unidas proclamaron a fines de 1948; pero si no fuera por él, por el derecho de soñar, y por las aguas que da de beber, los demás derechos se morirían de sed. Así que vamos a delirar, deliremos por un ratito:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s