Economic washing: Donde hay justicia social, no es necesaria la caridad


Fue en diciembre de 2010 cuando Amancio Ortega anuncio el cierre de sus dos mayores sociedades de inversión de capital variable,las famosas SICAV (Real Decreto 1309/2005, de 4 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva), Keblar Inversiones y Alazán Inversiones 2001, para apostar por las inversiones inmobiliarias. Recordemos que estas dos sociedades contaban con 163 millones de euros a fecha de cierre.
¿Amancio Ortega se dio cuenta entonces de la injusta fiscalidad y de la facilidad de esta herramienta insolidaria de inversión para tributar un 1%?
No nos engañemos, la caída de los mercados, el impacto de la quiebra del grupo austriaco Meinl en la SICAV y la falta de la confidencialidad de estas sociedades en nuestro país, hizo que el hombre más rico de nuestro país se decantará por invertir en bienes e inmuebles fuera de nuestras fronteras.
Llegamos a la semana pasada, octubre de 2012, cuando salta la noticia en prensa de que el Sr. Amancio Ortega, con una fortuna de 38.000€ millones de euros (según los datos del –INE-, el gasto total de las familias españolas alcanza, de media, los 29.782 euros), siente la necesidad de donar 20 millones de euros a Caritas.
Particularmente desconozco si estos 20 millones, proceden de su fortuna particular, de la inversión en SICAV, la inversión en bienes inmuebles o en los 11.400 millones de euros de beneficios que han reportado el ultimo año las empresas que gestiona. Pero de lo que no me cabe duda, es de que este no es el camino y del error en forma de lismona en el que ha caído Caritas, una de las entidades con mayor prestigio dentro de un nuestro país y que trabaja para acabar con las injusticias de los de arriba o sistema hacia los empobrecidos.
Pero volviendo al tema, ¿de donde proceden esos 20 millones de euros?
Recordemos que el modelo productivo del grupo Inditex esta en el punto de mira y en determinadas ocasiones ha sido denunciado por organizaciones que trabajan en el ámbito del comercio justo, según el informe de Ropa Limpia elaborado por SETEM: “Adquirir una prenda de ropa de las marcas del grupo Inditex que se haya confeccionado en Marruecos, supone refrendar un sistema de producción en el que las trabajadoras acumulan hasta 65 horas a la semana detrás de una máquina para cobrar un salario de 178,72 euros mensuales”.
Yo también quiero donar, no 20 millones, ni el doble, quizá 1.000 millones o 2.000 millones u ojalá no tuviera que donar nada, ojalá no existieran los términos de ONG, de comercio justo, de sensibilización y educación para el desarrollo, AOD, cooperación al desarrollo, ojalá.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: